Todo irá bien

Es uno de los mantras que más se repiten estos días de confinamiento: “Todo irá bien. Todo irá bien. Todo irá bien. Todo irá bien”. Nos lo dicen por activa y por pasiva por redes sociales, medios de comunicación y carteles con arcoiris y florecitas. “Todo irá bien. Todo irá bien. Todo irá bien. Todo irá bien”. A mí me cansa ya un poco el mensajito porque tiene un algo falso de fondo, de irreal, de que no va a ser así, de que no todo va ir bien…, que me tira para atrás de culo y cuesta abajo. ¿Cómo va a ir todo bien cuando en ese “todo” faltan ya 20.000 personas? ¿Cómo va a ir todo bien cuando se está destruyendo empleo a toda máquina, arruinando empresas, destrozando economías y enervando al personal?

Pero lo peor de todo es que no puedo estar más de acuerdo con la frasecita porque no puede ser más cierta en su esencia. “Todo irá bien”, efectivamente, porque todo confluye al bien de los que aman a Dios, o sea, que el Señor es el dueño del tiempo y de la historia y que resulta evidente que si Él permite esta prueba es porque saldrá algo bonísimo y grandioso. Y que todo irá bien porque es posible que volvamos a aprender que el dolor, la pobreza y la debilidad —nuestra miseria, en una palabra—, son nuestro mayor bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s