Coronavirus

Y de pronto irrumpe el coronavirus alla grande en el norte de Italia. Anteayer eran 60 los contagiados; ayer, 132. ¿Hoy? De momento dicen que son más de 160 los infectados y 4 los muertos. Se trata, no lo olvidemos, de un virus con un índice medio-bajo de mortalidad. Pero las autoridades toman medidas urgentes: pueblos enteros en cuarentena, cancelación de macroeventos como el carnaval de Venecia, cierre de colegios, etc., etc. La diócesis de Milán y el patriarcado de Venecia han suspendido las misas públicas hasta nuevo aviso. En las farmacias se agotan las mascarillas y los geles desinfectantes. La gente se lanza a los supermercados a hacer acopio de alimentos por si han de encerrarse en casa. No hay pánico por el momento pero sí mucha inquietud.

Desde Roma se siguen las noticias con expectación. Todos sabemos que es cuestión de días que termine llegando acá. Hay mucho ruido mediático y confusión de datos. ¿Qué hacer? ¿Qué sucederá? De pronto caemos en la cuenta de que somos simples criaturas. 

Italia se está muriendo”, llega a decir un titular que me pasan. Pico y pincho pero…, no habla del coronavirus sino de algo mucho más preocupante, ante lo cual se pasa de puntillas: la pandemia de la baja natalidad. El año pasado hubo 647.000 defunciones en Italia frente a 435.000 nacimientos. No nos encontramos, desde luego, ante una crisis tan urgente y mediática pero sí de una mucho más importante y necesitada de soluciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s