Joker

Joker. Poster alternativo de Ram Gore.

Tras ver la película Joker me viene a la mente aquello que el cantautor argentino Atahualpa Yupanqui decía de los Beatles: “Sus aciertos musicales no compensan el daño que causan”. Pues eso. Joker es una magnífica película en todos sus aspectos técnicos: actuación, fotografía, guión, rodaje, etc., etc., etc. Pero tramposa y maniquea.

Tramposa. Mezclar realidad con alucinaciones, como sucede con la relación de Joker con su vecina, lleva a dudar del film en su conjunto al no tener pistas para diferenciar unas situaciones de otras. ¿No será todo lo que se nos cuenta una enorme paranoia en la mente disfórica del protagonista?

Maniquea. Eso de que “yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así” que cantaba Jeanette no cuela. Tampoco que la única respuesta posible a la inverosímil cadena de desgracias que golpea al Joker en tan poco tiempo sea la violencia contra el “sistema”. Además molesta que el director te empuje a simpatizar con un degenerado y que te inocule el odio que le consume para que apruebes la violencia desatada, sin posibilitar otras salidas más dignas. Siempre existe un espacio para la libertad y para “ahogar el mal en abundancia de bien”. (Aquí algunos ejemplos).

Joker es una película que te invita a ser peor persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s